La APV prevé licitar este verano la ampliación norte con las recomendaciones de Puertos del Estado

Aurelio Martínez descarta  la realización de una nueva DIA, pese a la reiteración de Ribó, y anuncia una inversión de 15 millones para la regeneración de las playas del sur

La ampliación norte del Puerto de Valencia está a punto de ser realidad. Al menos, eso se desprende de la rueda de prensa realizada este viernes por el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, tras la reunión del consejo de administración de la entidad. Según ha anunciado, su adjudicación podría en dos meses, este verano, e incluirá “un anexo con las recomendaciones de Puertos del Estado”.

Martínez ha descartado la realización de una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA), ya que, según Puertos del Estado, “no es necesaria”, ya que “no se aprecian variaciones apreciables”, pues, “la evaluación ambiental de 2007 está vigente puesto que no se incurre en ningún supuesto para pedir una nueva DIA simplificada, que tardaría más de tres años en resolverse”.

No obstante, el presidente del Puerto ha señalado que el proyecto constructivo definitivo incluirá un anexo ambiental donde se acreditará todo lo que dice Puertos del Estado, así como lo del Ministerio de Transición Ecológica, y en ese momento, “estaremos en condiciones de tramitarlo hasta que se licite y otorgar la concesión”.

De esta manera, el proyecto de terminal que prevé adjudicar a TiLL “acreditará que los dragados no perjudicarán a las playas del sur y que el material sobrante será utilizado para el relleno y las explanadas de la nueva instalación”, incluyéndose todas las recomendaciones del Ministerio de Transición Ecológica.

Regeneración playas sur

En este sentido, Aurelio Martínez, ha anunciado que la APV invertirá 15 millones de euros en la regeneración de las playas de Valencia, una cifra que multiplica por cinco el presupuesto inicial para esta iniciativa que era de tres millones de euros y que se contempla en la Declaración de Impacto Ambiental de 2007.

De igual manera, ha pedido a la Demarcación de Costas “que priorice el plan de regeneración de las playas que ya tiene el compromiso firme de Valenciaport de aportar 15 millones de euros”. En su opinión, el crecimiento de puerto no es el único factor que ha influido en las playas de sur, pues, “desde los años 90 el calentamiento global ha hecho que las playas hayan retrocedido 7 metros,  la acción humana, las intervenciones en los ríos también son factores que influyen en las playas”.

Así, ha recordado que el informe Análisis de los factores que han condicionado la evolución histórica de las playas en el entorno del Puerto de Valencia, elaborado por el catedrático de Puertos y Costas, José Serra de la Universidad Politècnica de València, señala que el efecto más destacado del cambio climático sobre las playas “ha sido el debido a la sobreelevación del nivel medio del mar a partir de los años 90, con un aumento total de unos 120 mm hasta la actualidad. Este aumento supone una tasa de retroceso medio de la línea de orilla de 6.90 m en torno al puerto de València”.

Sobre la afectación por las actuaciones en los ríos, el informe apunta que “tanto el río Palancia como el río Turia redujeron de forma drástica sus aportes sólidos a la costa durante el siglo pasado. Los aportes de sedimento de ambos cauces a la costa son actualmente muy reducidos”.

Asimismo, apunta que “el río Turia ha dejado de aportar 3,191,000 m3 a la costa al sur del puerto desde el año 1867, debido al proceso de aprovechamiento y regulación de su cuenca. Por su parte, el puerto ha retenido al sur un total de 4,800,000 m3. Por tanto, las intervenciones en el río han generado el 48% de las pérdidas de aportes a la costa, siendo el 52% restante de las pérdidas debidas al crecimiento del puerto”.

Ribó insiste en una nueva DIA

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha insistido en la necesidad de un nuevo estudio de impacto ambiental de la ampliación portuaria proyectada. En su opinión,  “no se puede dar por válida la Declaración de Impacto Ambiental de 2007 porque el proyecto de ampliación del puerto se ha modificado de una manera sustancial”.

Ribó ha trasladado así la moción aprobada ayer en el pleno del Consistorio que, con los votos del equipo de gobierno (Compromís y PSPV), y la abstención de PP y Ciudadanos, acordó también solicitar a la Autoridad Portuaria “un estudio paisajístico de la nueva terminal y de su afección en las playas”, y apostar por la alternativa ferroviaria.

Así, ha destacado ante los medios de comunicación que “nosotros pedimos hoy al puerto una serie de elementos que fueron aprobados ayer por mayoría en el Pleno de la corporación. Quiero resaltar que la moción también tuvo la abstención de los dos principales partidos de la oposición al Ayuntamiento. Yo creo que es una posición bastante unánime, bastante amplia, bastante consensuada y que al puerto le pone unas condiciones claras. El Ayuntamiento no tiene una posición contra el puerto. Queremos que el puerto haga las cosas como quiere la mayoría ciudadana de Valencia”.

De igual manera, ha desglosado las peticiones del Ayuntamiento a la autoridad portuaria y ha destacado “que exigimos que se haga un estudio de impacto ambiental, queremos que el puerto se descarbonice de aquí al 2030, que se revise su política de movilidad para optar por una movilidad ferroviaria, y no tener que ver la ciudad y el área metropolitana cruzada por camiones”. Ribó considera imprescindible que ese estudio de impacto ambiental “estudie los materiales necesarios para hacer la ampliación, la movilidad y el impacto geográfico y paisajístico sobre las costas del norte y del sur que tendría esa ampliación”. Y el alcalde ha concluido pidiendo que, “por supuesto, se renueve la declaración de impacto ambiental de 2007, en cuanto a la afección medioambiental, y que se cumplan las medidas contempladas, que no se han cumplido hasta ahora, para regenerar las playas del norte y del sur de Valencia”.

También, ha mostrado “su preocupación por las costas, especialmente las del sur de la ciudad”, y ha recordado el informe de la Universitat Politècnica de València, hecho por encargo del consistorio, donde “se considera que la regresión de las playas del sur es profunda y clara. Sé que no es solo cosa del puerto. Hay otros factores como la subida del nivel del mar, el cambio climático y la intensificación de las grandes tormentas”.