El PP de El Campello pide que se alargue el toque de queda a las 11 de la noche

Según el alcalde, y presidente local, “ese mínimo gesto puede salvar muchas economías familiares y mantener centenares de puestos de trabajo en el pueblo”

Haciéndose eco de la inquietud y las demandas del sector, el PP de El Campello se suma a la campaña que plantea solicitar a la Generalitat que preside el socialista Ximo Puig que retrase al menos una hora el toque de queda en la Comunidad, hasta las 11 de la noche, lo que permitiría a bares y restaurantes servir cenas y salir poco al poco de la devastadora crisis en la que les ha sumido la pandemia sanitaria del COVID19.

Para el presidente de los populares de El Campello, Juanjo Berenguer, “ese mínimo gesto puede salvar muchas economías familiares y mantener centenares de puestos de trabajo en el pueblo, donde los negocios de hostelería, en su inmensa mayoría, están regentados por integrantes de una misma familia, que en el mejor de los casos sostienen además una plantilla de empleados con mucho esfuerzo y trabajo”.

Desde nuestro partido se está lanzando esta petición a todos los niveles por activa y por pasiva, sin que hasta la fecha quienes gobiernan la Generalitat, firmantes del Pacto del Botanic 2, muestren la mínima sensibilidad ante una problemática grave que se agudiza día tras día.

Establecer el toque de queda a las 11 de la noche permitiría a los locales de restauración atender a sus clientes hasta las 22:30 horas, con tiempo suficiente para que regresen a sus casas sin temor a ser sancionados por incumplimiento de la norma.

“Los españoles, por tradición y costumbre, cenamos pasadas las 9 de la noche, algo que nos impide acudir a un restaurante que tenemos que abandonar antes de las 10. Eso explica que alargar el horario de apertura hasta las 10 no haya supuesto realmente un alivio para sus economías mientras el toque de queda permanece inalterable, porque muy pocos reclaman sus servicios”, remarca Juanjo Berenguer.

La apertura hasta las 10 de la noche no ha supuesto cambios significativos en estos negocios, que en su inmensa mayoría optan por el cierre verpertino ante la imposibilidad de atender a sus clientes como se merecen, como se aprecia en la fotografía que acompaña este texto, tomada ayer a las 20:30 horas en primera línea de la playa de Carrer La Mar.

“El toque de queda a las 11, respetando todas las medidas de seguridad, salvaría la economía de muchos negocios campelleros”, enfatiza Juanjo Berenguer.