La Comunitat bate nuevo record con 3.015 casos nuevos de coronavirus y alcanza los 33.654 en 22 días

El Consell pide al TSJCV ampliar el ‘toque de queda’ a 77 municipios, mientras que el alcalde de Alicante, Luis Barcala, le acusa de “arruinar el verano” y “falta de previsión”

El repunte de contagios por coronavirus en la Comunitat continúa sin freno. Al menos, eso se desprende de los datos facilitados por la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública este miércoles que  han notificado otros 3.015 casos nuevos de coronavirus confirmados por prueba PCR o a través de test de antígenos, y que suponen 261  contagios más, frente a 2.754 del pasado sábado.  Este incremento es más preocupante si se tiene en cuenta que desde hace una semana, el número de nuevo contagios alcanza las 33.654 personas en 22 días, que sitúan la cifra total de positivos en 439.821 personas.

Por provincias, 392 en Castellón (45.394 en total); 789 en Alicante (157.839 en total); y 1.834 en Valencia (236.586 en total). El total de casos no asignados se mantiene en 2.

Desde la última actualización se han registrado 1.830 altas a pacientes con coronavirus. De esta forma, el número de personas que han superado la enfermedad desde que comenzó la pandemia en la Comunitat Valenciana asciende a 417.571 personas. Por provincias, las altas se distribuyen así: 43.305 en Castellón, 152.303 en Alicante y 221.904 en Valencia. El total de altas no asignadas se mantiene en 59. De acuerdo con los datos registrados, en estos momentos hay 26.239 casos activos, lo que supone un 5,81% del total de positivos, es decir, 4.398 casos activos más.

Los hospitales valencianos tienen, actualmente, 525 personas ingresadas,  es decir, 93 personas más  que en la anterior actualización. Por su parte, ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) fueron 72 personas, 13 personas más. A nivel provincial,      57 en la provincia de Castellón, 4 en UCI; 81 en la provincia de Alicante, 11 de ellas en la UCI; y 387 en la provincia de Valencia, 57 de ellas en UCI.

Por otra parte, se han registrado dos fallecimientos en los últimos siete días, por lo que el total de decesos desde el inicio de la pandemia se sitúa en 7.473: 809 en la provincia de Castellón, 2.850 en la de Alicante y 3.814 en la de Valencia.

De los brotes registrados, ocho tienen 10 o más casos asociados. De ellos, dos son de origen laboral, ambos en Alicante con 12  y 14 casos, respectivamente; otro tiene un origen variado en  Picassent con 11 casos, mientras que los cinco restantes son de origen social, dos en Valencia con 10 y 13 casos, uno en Chiva con 11 casos; otro  Silla también de 11 casos, y por último, otro en Sagunto con 23 casos.

Por otra parte, un total de 3.034.293 personas, el 67,6% de la población a vacunar, han recibido ya una dosis de la vacuna contra el coronavirus en la Comunitat. Además, en estos momentos, cuentan con la pauta completa de inmunización (dos dosis para Pfizer, Moderna y AstraZeneca; y la monodosis de Janssen) 2.478.635 personas. Por provincias: 291.629 en Castellón, 892.244 en Alicante y 1.294.762 en Valencia.

Ampliación del toque de queda

Ante este incremento del ritmo creciente de contagios, la Generalitat ha solicitado ya al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) solicitar la autorización para  extender el toque de queda de los actuales 32 municipios hasta  un total de 77 en total, en aplicación de criterios como la evolución de la incidencia acumulada o de la presión sanitaria.

De esta forma, en la provincia de Valencia se propone pasar de 30 a 48 municipios con toque de queda, incorporándose Bétera, La Pobla de Farnals, Manises, Sagunto y Tavernes de Valldigna; en la de Alicante se pasaría de 1 a 18, sumándose  la capital, Benidorm, Calpe, Dénia y Santa Pola, mientras que en Castellón también se pasaría de 1 a 11, añadiéndose  Oropesa, Peñíscola, Vinaròs y Torreblanca.

Las localidades en las que actualmente está en vigor la medida son una en Castellón: Benicàssim; otra en Alicante: Sant Vicent del Raspeig y las otras 30 en la provincia de Valencia: Almàssera, Buñol, El Puig, Tavernes Blanques, Vilamarxant, Alboraya, Benaguasil, Benetússer, Benifaió, l’Eliana, Meliana, Moncada, Picanya, Picassent, Puçol, Requena, Riba-roja, Sedaví, Silla, Utiel, Alaquàs, Aldaia, Burjassot, Catarroja, Quart de Poblet, Xirivella, Gandía, Mislata, Paterna y Valencia.

Crítica del alcalde de Alicante

Ante esta decisión de la Generalitat, el alcalde de Alicante Luis Barcala ha lamentado las nuevas restricciones anunciadas por el Consell, con la ampliación del toque de queda a la capital alicantina y otros municipios, amenaza con “arruinar” toda la temporada turística y pone en peligro la supervivencia de miles de puestos de trabajo relacionados con el sector. El primer edil alicantino ha criticado por “ineficaz y desconcertante” la gestión de la pandemia por parte de la Generalitat Valenciana. “Se nos pidió un sobre esfuerzo en Semana Santa para salvar el verano, pero la Conselleria no hizo los deberes y despidió a 3.000 sanitarios”, ha destacado.

Barcala ha indicado que “llevar el porcentaje menor de vacunación entre las comunidades autónomas, sin optar por métodos más ágiles, ha diferenciado a peor a la Comunitat Valenciana”. “Hace apenas un mes y medio”, ha añadido, “el presidente Puig sacaba pecho anunciando que teníamos las mejores cifras de Europa, pero hoy sucede todo lo contrario y no hay autocrítica, al igual que no ha habido ninguna medida para sostener el bajo nivel de contagios. Desde la Conselleria no ha habido información de la evolución, solo disponemos de datos cuando ya es demasiado tarde. Se está jugando muy peligrosamente con la salud de las personas y con la economía de todos”.

Según el alcalde ha faltado previsión, ya que “se sabía que todos los estudiantes terminaban el curso y son los que más movilidad iban a desplegar, pero no se varió un plan de vacunación que ya llevaba mucho retraso. A los jóvenes no hay que castigarlos, hay que vacunarlos”, y ha recordado que “en Semana santa se nos pidió a todos que hiciéramos un sobre esfuerzo para asegurar la campaña de verano”, y ha recordado que “hubo restricciones en la movilidad y los ciudadanos nos quedamos en casa, la hostelería aguantó el tirón con los cierres y las restricciones, pero mientras tanto la Conselleria no hizo sus deberes. La Generalitat no cambió los planes de vacunación y no incrementó el número de las vacunaciones al no exigir al Gobierno central que se nos facilitara el número de dosis que necesitábamos para atender a desplazados y a otros colectivos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *