Industrias Alegre lidera un proyecto para elevar la autonomía y reducir las emisiones de los coches eléctricos

 Ayudará a la industria de la automoción a completar la transición hacia una movilidad más sostenible generando vehículos eléctricos más eficientes

Varias empresas valencianas, bajo el liderazgo de Industrias Alegre, están poniendo en marcha un proyecto de investigación orientado a desarrollar nuevos materiales y procesos sostenibles para elevar la autonomía y reducir las emisiones de los coches eléctricos mediante la disminución del peso de sus baterías. El objetivo es sustituir las piezas metálicas de estos dispositivos por resinas sintéticas -conocidas como composites- con propiedades mejoradas, con el fin de aligerarlos entre un 50% y un 70%.

El proyecto Lightcar, que cuenta con el respaldo de Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), y en el que participan las empresas Itera, Sinfiny Smart Technologies y el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), ayudará a la industria de la automoción a completar la transición hacia una movilidad más sostenible gracias al diseño de una nueva generación de vehículos eléctricos más eficientes.

Para alcanzar este objetivo, la reducción del peso se erige en un factor determinante, ya que un coche más ligero requiere menos energía para ser impulsado. Es decir, con las mismas baterías la autonomía aumenta considerablemente respecto a automóviles más pesados.

Construidos sobre una estructura de aluminio y acero inoxidable, los acumuladores de energía actuales representan, de hecho, entre el 20% y el 30% del peso total de estos vehículos. Por este motivo la industria de automoción está comenzando a sustituir estas piezas por materiales compuestos que permiten reducir su peso hasta un 70%.

Más ligeros y reciclables

Lightcar apuesta por el desarrollo de composites termoplásticos de fibra larga que destacan por su ligereza, rigidez y resistencia a impactos y que, a diferencia de otros productos en el mercado, se pueden reciclar y procesar mediante métodos convencionales de fabricación, también eficientes y con una baja generación de residuos. En el marco de este proyecto estratégico en cooperación se diseñará, además, un dispositivo de última generación para la producción de piezas que posibilita la integración de los componentes electrónicos.

Para el vicepresidente ejecutivo de la AVI, Andrés García Reche, se trata de una iniciativa clave que genera oportunidades para el reposicionamiento de la industria auxiliar del automóvil ante los cambios tecnológicos que se derivan de la transición hacia los vehículos eléctricos.

«Proyectos como éste permiten a nuestras empresas incrementar su competitividad y liderar el desarrollo de una nueva generación de automóviles más eficientes y sostenibles», ha destacado.

El proyecto está liderado por Industrias Alegre, que se centra en la industrialización y obtención de un demostrador a escala que permita validar el material y la tecnología de fabricación y cuenta con las soluciones de ingeniería de Itera, que investiga nuevas técnicas de diseño de piezas complejas para la sustitución de componentes metálicos.

Asimismo, Sinfiny estudia y diseña tecnologías avanzadas de fabricación flexible, mientras que Aimplas investiga nuevas configuraciones de estructuras de compuesto multifuncionales basadas en composites termoplásticos y con propiedades avanzadas, que permitan aligerar el peso de piezas y potencien procesos de fabricación de gran volumen y ciclo cortos de fabricación.

Estrategia de innovación

Lightcar conecta con la Estrategia de Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, conocida como RIS3, que coordina la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital. En concreto, con el eje de procesos fabricación de fabricación, automoción y movilidad y bienes de equipo.

Asimismo, el proyecto también se alinea con las conclusiones de varios de los comités estratégicos de innovación especializados (CEIE) promovidos por la AVI, especialmente con los de Automoción y movilidad sostenible y Economía circular. En el primer caso, se apuesta abiertamente por el desarrollo de nuevos materiales para la reducción del peso de los vehículos; y en el segundo, se propone el desarrollo de bienes de consumo más sostenibles y que optimicen la valorización de los residuos.