Educación y sindicatos inician la negociación del proceso de estabilización de docentes  con una jornada de tanteo

La Conselleria baraja realizar el  concurso de méritos en 2023, y el concurso-oposición  en 2024, aunque no desvela datos, mientras que UGT demanda 20.000 plazas estructurales

Empieza la negociación del proceso  de estabilización de docentes planteado a raíz de la ley Iceta. Este miércoles se ha producido el primer encuentro del grupo de trabajo sobre futuros procesos de estabilización en una jornada de tanteo, donde nadie ha mostrado sus cartas. Aún así, según fuentes consultadas por Mediterráneo Press, el encuentro ha tenido ha dejado clara la coincidencia de sindicatos y directivos de la Conselleria de promover un gran concurso de méritos que pueda permitir la consolidación de la mayor parte de interinos tratando de arañar el mayor número de plazas aprovechando los márgenes de la ley, es decir, las disposiciones adicionales, número 6, que reserva para el concurso todas las plazas  creadas antes del 2016, así como la disposición adicional 8, que permite también dedicar al concurso de méritos aquellas plazas de menor antigüedad, pero creadas antes del 31 diciembre de 2020, y que estén ocupadas por interinos con cierta antigüedad.

De esta forma, al concurso-oposición extraordinario no eliminatorio irían aquellas plazas creadas antes del 31 diciembre de 2020, tal y como recoge el artículo 2.1 de la ley de estabilización. Lo que no se sabe cuántas plazas se dedicaran a cada especialidad, pues, desde la Conselleria no se ha aportado datos, pues, el encuentro era convocado para conocer los criterios de los sindicatos, que tampoco han querido dar datos sobre sus previsiones. Únicamente, el representante de UGT aportó un dato, y demandó 20.000 plazas, pero sin cuantificar cuántas para el concurso de méritos y cuántas para el concurso oposición extraordinario,  pues, era la primera toma de contacto y ambas partes jugaron una partida de estrategias.

En cuanto a los plazos tampoco hay novedades concretas, si bien, según los representantes de Conselleria, los plazos llevan a realizar el proceso en dos años, uno primero, el 2023, se destinaría a realizar el concurso de méritos, mientras que el segundo, 2024, sería para el concurso oposición extraordinario no eliminatorio. A partir de ese momento, se celebraría concursos periódicos para ir sacando las plazas que vayan quedando.

Continuidad de las bolsas actuales

Otro de los asuntos a tratar es el futuro de las bolsas, y según distintas fuentes, éstas continuarán, eso sí de una forma más precaria, pues, habrá menos plazas en la adjudicación del inicio de curso. Y es que, como decía un representante sindical de UGT, “no tiene sentido cargarse un sistema de bolsas que funciona perfectamente, y que necesita ser retroalimentado”, además se trata de una situación de interinos muy diferente a la de administración pública, pues, ninguno supera el año de antigüedad en su toma de posesión, pues, todas caducan ya sea el 30 de junio o el 31 de agosto.

En este sentido, una opción sería que aquellos interinos que no pudieran acogerse al proceso de consolidación, y que, según la ley, tendrían derecho a una indemnización, y renunciarán a la misma a cambio de pertenecer a la bolsa. Pero, este aspecto aún no está confirmado.