El PP de Moreno arrasa en Andalucía con un proyecto propio y diferenciado  ante una izquierda dividida

Consigue su primera mayoría absoluta en Andalucía con  58 escaños, frente a un  PSOE que registra su peor resultado con 30 diputados

Nueva victoria popular en unas elecciones autonómicas en el último año. Y lo hace en un territorio que se le resistía, y tras gobernar cuatro años en coalición con Ciudadanos, que desparece, y Vox, que mantiene su cuota electoral pero sin grandes aumentos, y manteniendo un discurso propio y diferenciado al que mantenía la dirección nacional, lo que, como reconocía un veterano dirigente alicantino, “España es una grande y diversa”, y a ello, hay que sumar la existencia de un líder sólido.

Y es que, según lo sucedido anoche, El PP de Juanma Moreno ha arrasado en las elecciones de Andalucía al superar la mayoría absoluta, por lo que no necesitará a Vox para gobernar al obtener 58 escaños, frente a un  PSOE que registra su peor resultado con 30 diputados y Ciudadanos (Cs) se queda fuera del Parlamento. Así, los socialistas empeoran el resultado de Susana Díaz en 2018, que dio paso al primer gobierno sin presencia socialistas de la historia de Andalucía con el dato más bajo del partido en elecciones autonómicas cuando logró 33 diputados, más de un millón de votos y un porcentaje de apoyo del 28%, superior al obtenido ahora por Juan Espadas, que se queda a más de 15 escaños de los populares.

Por el contrario, los populares logran su primera mayoría absoluta en Andalucía desde 2008, cuando el socialista Manuel Chaves alcanzó los 56 escaños tras lograr 61 parlamentarios cuatro años antes, y  obtiene más del doble de escaños y de apoyo en las urnas en relación a las autonómicas de 2018 (cuando logró 26 diputados y el 20,8% de los votos) y rompe todos los techos históricos del partido en Andalucía.

Respecto a Vox continúa como tercera fuerza política y es el único partido junto al PP que crece en votos y escaños en relación a 2018 hasta alcanzar los 14 diputados, es decir, dos más que en aquel momento.   Por su parte, Ciudadanos sufre su mayor retroceso electoral al registrar el 3,2% de los sufragios, y se queda fuera del parlamento andaluz, donde logró 21 diputados hace tres años y medio para convertirse en socio de gobierno del PP tras lograr un respaldo del 18,3%. La

Las fuerzas a la izquierda del PSOE, Por Andalucía, integrada a IU y Podemos con otras fuerzas de izquierda, y Adelante Andalucía, liderada por Teresa Rodríguez, se quedan muy lejos de los 17 escaños que lograron conjuntamente en 2018 y obtendrían por separado menos de la mitad, siete. Así, Por Andalucía logra cinco escaños de la mano de Inmaculada Nieto y Adelante Andalucía tres parlamentarios con Teresa Rodríguez como cabeza visible.

Discurso diferenciado

De esta manera, según explicaba un destacado dirigente popular, estas elecciones entierran el modelo de relato único en la derecha introducido por Pablo Casado, pues, con un discurso similar a Vox o Ciudadanos, los populares bajan, como sucedió en las elecciones de Castilla y León, con la aparición del efecto de la denominada ‘España vaciada’, y que, en su opinión, “fue efecto de la ausencia de un discurso propio y de copiar el mensaje de Madrid”, ya que “en un discurso similar a Vox siempre gana Vox”.

Por el contrario, a juicio de este dirigente, Andalucía debe ser la hoja de ruta del PP-CV, pues, “se trataría de elaborar un discurso propio, diferenciado y valencianista, y no únicamente propuestas electorales de bajadas de impuestos. En definitiva, se trataría de tener un candidato fuerte que atraiga”.