La Comunitat crece por encima de la media española en innovación, pero el peso de la inversión privada es todavía reducido

Un informe de la Fundación LAB Mediterráneo denuncia  la falta de cultura innovadora, la aversión al riesgo y la escasez de apoyos financieros y de conexiones entre agentes del sistema explican, en parte, la mejorable posición de la Comunitat en inversión privada en I+D+i + TIC

LaFundación LAB Mediterráneo, proyecto impulsado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), ha presentado este miércoles  un nuevo informe sobre el desarrollo de la I+D+i y las TIC en la Comunitat. En esta ocasión, el documento, elaborado por los investigadores del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) Javier Quesada, Matilde Mas y Vicente Safón, junto a la economista, también del Ivie, Consuelo Mínguez, se ha centrado en analizar la situación de la inversión privada.

Según el mismo, la Comunitat se posiciona como una región ‘innovadora moderada’ en el Regional Innovation Scoreboard (RIS) que elabora la Comisión Europea, donde ocupa el lugar 128 de 240 regiones. Aunque desde 2014 ha conseguido aumentar este indicador en un 18,3%, lo que supone el mayor incremento de todas las regiones españolas, la Comunitat sigue lejos de las grandes potencias europeas y distanciada de la media de la UE.

En este sentido, el peso de la inversión en I+D+TIC sobre la inversión total de la Comunitat es del 18,5%, frente al 19,6% de la media nacional y de las regiones más avanzadas como Madrid (25,5%), Cataluña (23%) y País Vasco (21,7%). Además, la participación del sector empresarial en el gasto en I+D es reducida, ya que solo representa el 46,2% del total, por debajo de la media española (55,6%) y del liderazgo que asume el País Vasco en este sentido (76,5%). El gasto empresarial en I+D en la región supone el 6,5% del total nacional, un peso menor que lo que representa el total del gasto en I+D (7,8%), el PIB (9,3%), el empleo (9,8%) o la población (10,6%).

No obstante, si se incluye también la innovación, la inversión en I+D+i que realizan las empresas valencianas supone el 8,3% del total nacional, mientras que las empresas innovadoras de la región pesan el 10,8% sobre el total en España. Esto significa que hay más empresas que innovan, pero las inversiones que realizan son menores que la media. En concreto, realizan un gasto medio anual en I+D+i de 624.800 euros, inferior a los 814.000 euros de promedio en España y también por debajo de Cataluña (880.500€), Madrid (1.586.500€) y País Vasco (1.103.500€).

Ausencia cultura innovadora

De esta manera, la Radiografía de la inversión privada en I+D+i + TIC en la Comunitat achaca la mejorable posición de la región en innovación y el menor empuje empresarial a varios aspecto, entre ellos, la especialización sectorial con mayor presencia del sector servicios, la construcción y las manufacturas no relacionadas con la alta tecnología que de sectores líderes en innovación que actúen como motores de crecimiento y de cambio frena el desarrollo de iniciativas en I+D+i y TIC, así como la menor dimensión de las empresas valencianas también limita las posibilidades de asumir los costes que supone la innovación con rentabilidades no inmediatas.

De igual manera, destaca la existencia de una “escasa cultura innovadora, tecnológica y científica en las empresas valencianas, junto a la aversión al riesgo y la resistencia al cambio que muestran numerosas empresas, exceptuando una parte reducida pero significativa de empresas valencianas líderes en sus sectores, son factores que también dificultan el desarrollo innovador”. Además, el informe denuncia “la falta de apoyos financieros a las inversiones en I+D+i como otro impedimento adicional”.

Según la radiografía se observa “un déficit de talento y formación y una escasa relación entre la empresa y la universidad en cuanto a transferencia de conocimientos”, y esta situación la achaca a la escasa vinculación entre las universidades y el tejido productivo. En su opinión, “la investigación que se genera en las universidades es muy genérica y no llega a las pymes. Tampoco los institutos tecnológicos consiguen impulsar grandes proyectos de innovación junto a las empresas por la falta de alineación de sus respectivos objetivos”.

Por otro lado, el estudio destaca que “las empresas no se muestran dispuestas a asumir los costes de la transformación digital con las TIC y las ayudas públicas no están funcionando para ayudar acometer las inversiones necesarias”. En definitiva, según explican los autores del documento, “falta compromiso y orientación en la sociedad de la Comunitat Valenciana a la innovación y la investigación”.

En este contexto y ante los retos de la innovación, el documento recoge una serie de recomendaciones para impulsar la I+D+i + TIC en la Comunitat Valenciana, entre ellas, destaca el fomento del emprendimiento como elemento adicional para completar la ecuación (I+D+i + TIC + E), a través de escuelas de negocio, formación de emprendedores, reciclaje de empresarios o entidades de incubación y aceleración y financiación de proyectos empresariales, así como impulsar políticas públicas para atraer y fidelizar el talento de la región.

De igual manera, se propone “crear y atraer startups tecnológicas e impulsar la transformación digital de las TIC en las empresas y su capital humano, y conseguir mayor financiación externa, sobre todo para las pymes, a través de socios y organismos impulsores de la innovación, además de políticas públicas de apoyo a la innovación y reducción de las trabas burocráticas, con un entorno flexible, con incentivos y deducciones fiscales a la innovación”.

También, se defiende la necesidad potenciar las ayudas públicas para crear proyectos de mentoring entre empresas líderes en innovación y pymes, así como la mejorar la transferencia de conocimiento de los institutos tecnológicos de investigación y de las universidades con las empresas. Para ello, se defiende una mayor dotación de más recursos a la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) y apoyar al Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (Ivace).

Por su parte, en el seno de las empresas, según los autores del informe, el gran reto es conseguir la apertura de miras de propietarios y directivos, que incluya una visión a largo plazo, con mayor orientación al aprendizaje y mayor tolerancia al error.

Según el presidente de Fundación LAB Mediterráneo,  Alberto Gutiérrez, “como empresarios creemos que es importante pasar a la acción e implementar las mejores prácticas. Tenemos que dar un paso al frente y contribuir de forma decidida a que nuestro sistema de I+D+i avance, para lo que necesitamos empresas más grandes, mayor peso de la industria, aumentar el valor añadido y la productividad de nuestro modelo productivo y una apuesta estratégica, como sociedad, por el emprendimiento, la innovación, la tecnología y la investigación”.

El director comercial de Empresas de CaixaBank en la Comunitat, Felipe Pulido,ha destacado que “nuestra entidad se ha caracterizado desde sus inicios y a lo largo de su historia por su apuesta por la constante innovación y el apoyo al ecosistema emprendedor, siendo líderes en ambas materias y habiendo recibido numerosos reconocimientos por ello”. “En esta línea, desde CaixaBank, como patronos de Fundación LAB, nos sentimos muy comprometidos con la gran labor que se está desarrollando en aspectos tan importantes como la innovación y el emprendimiento para contribuir al desarrollo económico y social de nuestro territorio”.