UGT acude al Sindic de Greuges para paralizar la imposición obligatoria de los ámbitos educativos  

Según el sindicato, las instrucciones de la conselleria vulneran el derecho del alumnado a una educación de calidad, del profesorado a impartir la docencia de la que es especialista y el de los centros a su autonomía pedagógica y organizativa

.- El sector de Enseñanza de UGT Serveis Públics del País Valencià ha presentado  una queja ante el Sindic de Greuges por la imposición forzosa y obligatoria de la agrupación de materias en 1º de la ESO que establecen las instrucciones dictadas por la Conselleria de Educación para el desarrollo de estas enseñanzas en los centros educativos de la Comunitat.

Las instrucciones, publicadas el pasado 15 de julio en el DOGV, establecen la imposición y obligatoriedad de organizar curricularmente los ámbitos educativos en el primer curso de la ESO, una orden que vulnera claramente la normativa estatal que establece que esta forma de organización curricular solo puede ser adoptada de forma voluntaria por los centros educativos y que en ella se debe garantizar que el profesorado cuente con la debida cualificación en las materias que se agrupan o integran en los diferentes ámbitos de conocimiento y no solo en una de ellas. La norma estatal, además, contempla que se cuenten con los recursos adecuados, reducción de ratios, y coordinación y codocencia compartida, es decir, con buenas condiciones para que el profesorado realice y desarrolle su trabajo correctamente.

Nada de esto, sin embargo, queda garantizado en las citadas instrucciones, por lo que el sindicato considera que la imposición de ámbitos para el próximo curso vulnera y bloquea cualquier posibilidad de desarrollar una enseñanza de calidad y especializada por materias de conocimiento, como debería ser las enseñanzas que corresponden a esta etapa educativa.

En su escrito, el sindicato solicita la intervención del Síndic de Greuges para que exija a Educación la paralización de estas instrucciones y que escuche al profesorado y a sus representantes legales. UGT pide al defensor del pueblo valenciano que oriente a la administración educativa de cuáles son los requerimientos, garantías y exigencias legales que debe adoptar para reestablecer los derechos vulnerados y ofertar una enseñanza de calidad a la ciudadanía. 

La petición de UGT cuenta con el apoyo del profesorado afectado. De hecho, tal como hace constar en su escrito, el sindicato presentó a la Conselleria de Educación, junto con la Plataforma de profesorado contra la imposición de los ámbitos, más de 3.500 firmas. En el manifiesto que da soporte a las firmas se reclama que la agrupación de materias por ámbitos sea de elección voluntaria, como establece la normativa estatal, y que en caso de trabajar por ámbitos, se mejoren las condiciones laborales del profesorado afectado, pues hasta ahora se está obligando a docentes a dar materias agrupadas de las que no son especialistas, sin recursos ni suficientes horas de coordinación o codocencias. Esto vulnera los derechos y principios de especialización docente y autonomía pedagógica y organizativa de los centros educativos y, lo que es más grave, el derecho del alumnado a recibir una educación de calidad.

Desde UGT Enseñanza PV se destaca que el funcionamiento en las aulas no puede imponerse a “toque de pito cuartelario” y, mucho menos, forzar cambios de amplio alcance para los que no se dan medios ni condiciones. Por tanto, reclamamos que si se quiere desarrollar un sistema de enseñanza por ámbitos, se realice de forma voluntaria con los docentes y centros que deseen implementarlo, y que en caso de trabajar con este sistema, se tengan buenas condiciones laborales.

Respecto a esta cuestión, el sindicato considera que uno de los elementos fundamentales es el respeto al principio de especialidad. Por el momento, se está produciendo la agrupación forzosa de materias sin garantizar que las impartan docentes especialistas en las mismas. Se da incluso  el caso de agrupar tres materias y obligar a impartirlas a un docente sólo especialista en una de ellas. “Está totalmente fuera de lugar que se obligue a docentes que no han hecho ni una oposición ni una carrera de determinada materia a impartirla; si se desea trabajar la interdisciplinariedad debe contarse con especialistas”, se apunta desde el sindicato. A esto se suma, las ratios elevadas y la falta de recursos materiales y de formación que incide negativamente en la enseñanza pública.

UGT espera que la nueva consellera de Educación muestre más sensibilidad que su predecesor: “Debe escucharse al profesorado y contar con él para mejorar el sistema educativo valenciano, de abajo a arriba, sin imposiciones y sin la explotación laboral que supone forzar tareas sin medios ni condiciones. Esta campaña ha interpelado tanto a docentes críticos con el modelo de los ámbitos, como a docentes favorables, pero que no desean malas prácticas autoritarias ni malas condiciones laborales. Es cuestión de democracia y de condiciones dignas en el mundo del trabajo de nuestros institutos”.