La Comunitat recibirá  2.835 millones más de financiación en 2023

Ingresará el próximo año procedente del modelo de financiación un total de 13.540,6 millones de euros, lo que genera euforia y satisfacción en el Consell

Satisfacción generalizada en el Consell con la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). Así, se desprende de la valoración del conseller de Hacienda y Modelo Económico, Arcadi España, tras conocer los ingresos del modelo de financiación que el Gobierno ha aprobado para la Comunitat y que se elevan un 26,5% respecto a los recibidos en 2022, dos puntos y medio respecto a la media de las comunidades autónomas, y que supone que “recibirá en 2023 los mayores recursos de la historia procedentes del sistema de financiación”.

En concreto, la Generalitat ingresará en 2023 procedente del modelo de financiación un total de 13.540,6 millones de euros, es decir, 2.835 millones más que en el último ejercicio. Así, lo ha anunciado la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), donde ha comunicado a las Comunidades Autónomas que recibirán en 2023 134.335,6 millones de euros, un 24% más que en 2022. Es decir, 26.130 millones más que el ejercicio precedente, de los que 2.835 millones serán para la Comunitat.

Montero  también ha indicado que se mantiene, como en años anteriores, la suspensión de las reglas fiscales, algo que va en línea con la decisión de la Comisión Europea de mantener la cláusula de salvaguarda del Pacto de Estabilidad y Crecimiento también para 2023. No obstante, ha advertido que la suspensión de las reglas fiscales no implica abandonar la responsabilidad fiscal. De hecho, el déficit de España se reducirá más de un 60% desde el inicio de la pandemia al pasar del 10,1% en 2020 al 3,9% en 2023, sin tener en cuenta la ayuda financiera. Una disminución que se producirá sin aplicar recortes en el Estado de Bienestar, sino haciéndola compatible con un refuerzo de las políticas públicas que benefician a una mayoría social.

Además,  ha anunciado la sustitución de los objetivos de estabilidad por unas tasas de referencia de déficit.  Ello permitirá a  las Comunidades tendrán un mayor margen de gasto al pasar de una tasa de referencia del 0,1% para 2023 recogida en el Programa de Estabilidad presentado el pasado mes de abril a la Comisión Europea, a una tasa de 0,3% para ese mismo año. Esas dos décimas más de margen permitirán a las Comunidades Autónomas una mayor capacidad de inversión en la prestación de servicios públicos de calidad.

Según el conseller,  “una cifra histórica para un momento complejo económicamente que nos permitirá elaborar unos presupuestos con los que dar respuesta y apoyo económico a las familias, personas autónomas y empresas que están sufriendo el incremento de costes y a la inflación”. En su opinión,  “el Gobierno cumple así con uno de los principales objetivos de la Generalitat en este Consejo de Política Fiscal, que era el de obtener mayores recursos para todos los valencianos y valencianas”, ha indicado el responsable de Hacienda.

A estas cifras, según el conseller, “a ello habrá que sumar también el incremento de recursos que se derivará de la flexibilización anunciada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre el objetivo de déficit y que se situará finalmente en el 0,3% para el subsector de las comunidades autónomas”. No obstante, ha pedido “ir más allá” y ha instado a la ministra a aplicar “déficits asimétricos” en función de las características financieras específicas de cada autonomía. “No se puede tratar por igual a comunidades autónomas que no tienen una misma situación de partida, y deben garantizarnos una solución a la infrafinanciación valenciana, puesto que la reforma aún no se ha producido”, ha apuntado.

Arcadi España ha señalado que también hay que hacer “una reflexión global y conjunta sobre qué parte del déficit se queda el Gobierno, las comunidades autónomas y la Administración local, e ir eliminando progresivamente el desequilibrio vertical del sistema”. “El reparto de déficit debe hacerse de forma dialogada, consensuada y transparente, respondiendo a un reparto equitativo ante responsabilidades reales de gasto público”, ha indicado.

De igual manera, tras la conclusión de la reunión el responsable autonómico ha confirmado que el Ministerio de Hacienda “responderá próximamente” a las alegaciones presentadas por las comunidades autónomas a la propuesta sobre el criterio de reparto de la población ajustada con un nuevo documento “con el que esperamos dar continuidad y avanzar en la reforma del modelo de financiación”.

El conseller ha incidido en que “hay que perder el miedo al debate, puesto que, de lo contrario, no podremos avanzar en una reforma que es urgente e inaplazable” y ha agradecido al Ministerio “su compromiso para abordar una solución para la deuda histórica dentro de la reforma”. De hecho, María Jesús Montero ha confirmado que, tal y como había solicitado la Generalitat, la Airef llevará a cabo un estudio sobre la sostenibilidad de la deuda autonómica del conjunto de las comunidades autónomas.  A su juicio, “en un contexto de subida de tipos de interés necesitamos que se analice y se detalle qué parte de la deuda de cada autonomía se deriva de la insuficiencia de recursos del sistema de financiación y que se proponga alguna solución a través de un plan de saneamiento del endeudamiento del subconjunto autonómico en forma de compensación o reestructuración”.

Según ha explicado, “en los últimos 13 años las comunidades autónomas hemos incrementado exponencialmente nuestros gastos para poder atender las prestaciones del estado del bienestar que tenemos encomendadas, como la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales, sin que los ingresos hayan crecido al mismo ritmo”, ha apuntado el responsable de Hacienda antes de incidir en que “esta insuficiencia general de recursos se agrava todavía más en las autonomías que estamos infrafinanciadas, puesto que somos las que sufriremos con mayor impacto el incremento de los tipos de interés y, por tanto, un doble peaje por el mal funcionamiento del modelo de financiación».

En este sentido, Arcadi España ha apuntado que los informes de algunos expertos ya elevan la insuficiencia del sistema de financiación hasta los 22.000 millones anuales, “lo que ha llevado a muchas autonomías a recurrir necesariamente al endeudamiento para poder seguir prestando los servicios públicos fundamentales a nuestros ciudadanos, una situación que es todavía más grave en el caso de la Comunitat Valenciana”.