UGT denuncia el “caos” existente en el área de personal de Educación

Alrededor de 40.000 personas participan en las adjudicaciones de las 18.206 plazas previstas para el inicio de curso en medio de errores en las plazas,  correcciones y diversos aplazamientos

El procedimiento de las adjudicaciones de inicio de curso continúa siendo la asignatura pendiente de la Conselleria de Educación. Al menos, así lo consideran la mayoría de sindicatos educativos, especialmente, la sección de enseñanza de la Unión General de Trabajadores (UGT) que considera que en todo el procedimiento se está produciendo un “un caos” a consecuencia de “la falta de personal” y la “falta de modernización de los procesos”.

Desde el sindicato se denuncia una “gestión caótica” en el departamento educativo que achacana a “una improvisación, descoordinación entre los distintos actores del sistema educativo, falta de planificación, acumulación de procesos y ausencia de calendarios”, lo que, a su juicio, “provocan errores en las diferentes resoluciones y evidencia de la falta de personal suficiente en los servicios administrativos educativos”.

Y es que, según denuncia el sindicato, la situación caótica del departamento de personal de Educación ha producido que en las últimas horas se esté produciendo el procedimiento de adjudicaciones de inicio de curso. Así, el viernes a mediodía se adjudicaron las comisiones de servicio, por la que aquellos profesores cambian de centro de manera provisional por un curso siempre cumplan una serie de requisitos, y horas más tardes comenzó el procedimiento de adjudicaciones para interinos y personal en prácticas, pues, bien, en este último procedimiento vital para el funcionamiento del sistema educativo valenciano se han detectaron una serie de errores que durante el sábado provocó en varias ocasiones tener que modificar el documento de plazas.

En dicho procedimiento participan un total de 40.000 personas de las que algo menos de la mitad accederán a partir del martes a una plaza como profesores en los sistemas educativos no universitarios, es decir, infantil, primaria, secundaria, bachillerato y formación profesional.

De estos 40.000 aspirantes, un total de 38.389 cuentan con servicios como interinos, aspiran a conseguir una de las 18.206 plazas que se ofertan en los distintos niveles educativos para el próximo curso escolar.

Dichas plazas suponen una pequeña reducción de 560 plazas sobre las ofertadas el curso pasado que fueron 18.766, es decir, se han conseguido mantener casi en su totalidad las plazas ofertadas con motivo de la pandemia.

Por ello, desde UGT se considera una “lastima” que el aumento de plazas ofertadas durante los últimos gobiernos que están contribuyendo a mejorar la docencia “quede oscurecido por la situación caótica que se produce todos los años con las adjudicaciones de inicio del curso escolar”, por lo que “reclama más recursos humanos e informáticos para mejorar y agilizar procesos que consigan un funcionamiento perfecto en el ecosistema educativo valenciano”, lo cual también “contribuiría a mejorar la calidad de la docencia”.