La implantación de la enseñanza por ámbitos en 1º de la ESO divide a parte del profesorado valenciano

UGT destaca que la decisión judicial ha permitido el empoderamiento de los profesores  que están decidiendo si aplicar o no la enseñanza por ámbitos en 1º de la ESO este curso

El auto del TSJCV suspendiendo cautelarmente la obligatoriedad de la enseñanza por ámbitos en 1º de la ESO este curso ha obligado a todos los  Institutos de Enseñanza Secundaria (IES)  ha convocar un claustro extraordinario para decidir si aplicaban o no esta nueva metodología antes del próximo martes, 6 de septiembre, según indica la nueva notificación de inicio de curso enviada la semana pasada por la Secretaría Autonómica de Educación y FP, evidenciándose una división entre el profesorado valenciano alrededor de esta metodología.

Tras los claustros celebrados el pasado viernes en muchos de los centros escolares evidencia una cierta división del  profesorado. A pesar de ello, la nueva metodología se está imponiendo en los claustros, y según los resultados obtenidos, previsiblemente este curso la enseñanza por ámbitos en 1º de la ESO se aplicará en alrededor de un 70% de IES, mientras que un 30% implantarán una enseñanza más tradicional. No obstante, algunos de los claustros respaldaron la enseñanza por ámbitos para no tener que trastocar los horarios  y la organización del curso en una semana.

Esta nueva metodología, que se recomienda en toda España la nueva ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE), lleva aplicándose con cierto en la Comunitat Valenciana en programas de diversificación curricular en grupos reducidos de alumnos en 3 y 4 de la ESO, y desde el curso 2020/21 se ha implantado en 1º de la ESO a consecuencia de COVID para facilitar la transición de Primaria a Secundaria, y con la implantación de la nueva ley se fija de manera obligatoria en primero, y se recomienda en ESO.

La metodología por ámbitos es una forma alternativa de dar clase por la se agrupan varias asignaturas y el docente las imparte relacionando unas con otras, complementado la formación teórica con la realización de un proyecto práctica sobre la teoría impartida, de manera que el alumnado aprende una forma más práctica los conocimientos. Esta agrupación de asignatura puede ser muy variada, y cada centro educativo ha elegido desde el curso 2020/21 la más conveniente, consensuándolo con la administración educativa. No obstante, hay dos combinaciones clásicas: ámbito sociolingüístico integrado por valenciano, castellano y geografía e historia, y ámbito científico, que suele ser matemáticas y biología o matemáticas y tecnología, aunque también se han aplicado otras combinaciones biología y geografía e historia, o biología y tecnología.

La aplicación correcta de la nueva metodología exige mayores recursos que las metodologías tradicionales, entre ellas, una mayor coordinación del profesorado del ámbitos, que tiene una hora semanal de coordinación para coordinar contenidos y dar los mismos en todos los grupos, un menor ratio de alumnos para la realización correcta de los proyectos, y una codocencia, es decir que profesores de distintas especialidades compartan el aula a la vez, y tengan protagonismos según la materia que se desarrolla en cada momento.

A lo largo de estos dos cursos la metodología se ha mejorado. De hecho, en casi todos los centros aquel primer curso en que se implantó se hizo sin condocencia, es decir, un único profesor, o con algún apoyo esporádico externo. Eso sí, quienes quisieron intentar aplicarlo como tocaba empezaron coordinar los contenidos de todos los profesores cada ámbito. Hoy en una buena mayoría de centros se ha ido mejorando este tipo de enseñanza, y la codocencia está más presente en el aula de ámbitos, así como el desarrollo de proyectos, que se han ido mejorando, así como los materiales a impartir, que se están unificando y consensuando entre los profesores de un mismo ámbito.

De hecho, en los claustros celebrados el viernes, los partidarios de este tipo de enseñanzas reclamaban una garantía de mantenimiento de los recursos adicionales en los próximos cursos escolares, pues, entienden que son recursos imprescindibles para dar correctamente el ámbito. Desde este sector se entiende que los centros que han aplicado correctamente el ámbito ha habido una codocencia completa, el profesorado está más motivado y coordinado, mejoran los resultados y la convivencia en el aula, además de mejorar la atención al alumnado y contar con más recursos.

Precariedad de la enseñanza y del profesorado

Por el contrario, los detractores de esta metodología de la enseñanza por ámbitos se basaban en la precariedad del profesorado, pues, supondría que un profesor acabaría dando todo el ámbito sin ayuda de otros docentes, con lo que caería la codocencia y la calidad de la enseñanza, pues, profesores no especialistas explicarían otras materias ajenas a su especialidad.

De hecho, en la mayoría de los centros en los que se ha rechazado la nueva metodología. No han implantado correctamente el ámbito, pues, según pudo averiguar Mediterráneo Press,  no ha habido coordinación de contenidos por parte del profesorado del ámbito, desarrollando proyectos conjuntos, funcionándose de manera tradicional a pesar de la instrucción.

Empoderamiento del profesorado

Desde UGT, sindicato que interpuso el recurso ante TSJCV, se destaca que la decisión judicial ha permitido el empoderamiento de los profesores  que están decidiendo si aplicar o no la enseñanza por ámbitos en 1º de la ESO este curso, algo que hasta el momento apenas había tenido protagonismo.

En este sentido, el sindicato entiende que todas las decisiones relacionadas con la organización curricular de las enseñanzas y todos los demás aspectos educativos de los programas y proyectos de los centros, incluida la PGA, deben ser tomadas por el Claustro, “el órgano propio de participación de los profesores en el gobierno del centro que tiene la responsabilidad de planificar, coordinar, informar y, en su caso, decidir sobre todos los aspectos educativos del centro” (artículo 128 de la LOE). También responde esta exigencia a la propia naturaleza de las cosas y de la institución, y el que en definitiva debe pronunciarse sobre todas las cuestiones relacionadas con la organización y desarrollo de las enseñanzas, con la impartición del currículo educativo, debe ser, lógicamente, la comunidad docente y profesional, el claustro de profesorado que está destinado a impartirlo.

Advertencia a la Conselleria

Desde el ámbito sindical se entiende que  el recurso ante el TSJCV contra la obligatoriedad de los ámbitos como una advertencia a la Conselleria de Educación, y han reclamado a los responsables de Educación que “atienda” las peticiones sindicales en futuras negociaciones para evitar situaciones como la que se ha producido actualmente en relación a los ámbitos”.

En este sentido, los sindicatos tienen abiertos otros frentes con la Conselleria como el proceso de estabilización de interinos, donde no se está cuidando las necesidades del personal docente interino, tal y como sucede en otras comunidades autónomas, ni se garantiza su continuidad en el caso de que el proceso no fuera positivo, lo que podría provocar un deterioro de la enseñanza pública frente a la concertada.